Kiko Rivera tiene unos inquilinos morosos en su loft de Madrid