Kiko Rivera, feliz tras convertirse en padre