Kiko Rivera, cada vez más nervioso con el inminente ingreso de su madre en prisión