Kiko Rivera, recogido por un amigo en la estación, viaja de copiloto