Kiko viaja a Londres para acompañar a su hijo en sus primeros días de clase