Kiko, enfadado con Jessica por no llevar al niño a Madrid, donde ambos coincidieron