Kiko se enfada con Jessica por no traer al niño a Madrid, donde coincidieron por motivos de trabajo