Kiko y su hermanos se caracterizan de vampiros para la grabación del videoclip