Kiko ya ha recogido a su hijo en Eibar