De ejecutivo agresivo a rockero: las cuatro versiones de Amador