Alessandro Lequio, a Rosa: "No vayas de alma cándida que llevas años rajando de Ortega"