Letizia, obsesionada con la educación de sus hijas, según Marisa Martín Blázquez