Lydia Bosch se ha llevado los enchufes de la casa de su ex, según El Mundo