Kiko exige en sus contratos una botella de Moet & Chandon y 20 tickets de bebidas