Los negocios de Corinna, bajo sospecha