La organización quería sentar a Belén y María José juntas pero Campanario optó por cambiar de sitio, según Beatriz Cortázar