Ortega y Ana María, ¿en crisis?