Ortega y su sobrino, a punto de llegar a las manos, según Marisa Martín Blazquez