Humberto pasaba la mañana de la subasta en el hogar del jubilado