El patrimonio cultural de la Duquesa está a nombre de sus hijos para evitar perderlo