El pequeño Francisco fue el primero en abrazar a Pantoja a su llegada a Cantora