El Príncipe, muy afectado por la situación de la Casa Real, según Paloma García pelayo