Los príncipes podrían haber gastado unos 36.000 euros en sus vacaciones de Semana Santa