Un llavero y un juego de peine y espejo dorados, los regalos de Beatriz y Víctor