La reunión con Lorena es una estrategia para evitar los tribunales, según García Pelayo