El Rey construyó en 2007 un pabellón de caza que fue pagado por patrimonio nacional