Los reyes eméritos, un año separados