Rocío Jurado llevaba a Rosa Benito como peluquera para evitar que los escarceos de Amador terminaran con su carrera