Rosa Benito fue a la procesión de la Virgen de Regla porque había hecho una promesa