Rosa Benito aclara que no habían pagado los derechos de sucesión y que por eso no había repartido la herencia