Telma Ortiz, ¿espiada?