Tita Cervera no cree que el video de Blanca exista pero pagó 18.000 euros para que su apellido no sea usado por delincuentes