El verano de María José Campanario, según A. Rossi