Las contradicciones de Rosa Peral y Albert López en el crimen del guardia urbano