Miguel Grima, Alejandro Ponsada o Isabel Carrasco, algunos de los crímenes políticos más mediáticos