Los dardos envenenados de Corinna: ¿A quién van dirigidos?