El feminismo y Cataluña se convierten en las armas arrojadizas de un bronco debate a seis