Se reabre el caso de Déborah Fernández: un testigo la vio montarse en un coche