Tras una denuncia por bullying, las agresoras son absueltas y vuelven a amenazar a la víctima