El detenido por el asesinato de la pequeña Laia está a punto de llegar al registro de su casa