Un psicólogo forense analiza el dibujo de la presunta parricida de Godella