Patricia Pardo, al borde de las lágrimas al escuchar al Dr. Vela. "No me da ninguna pena"