El ejemplo de serenidad y bondad de los padres del pequeño Gabriel