El enfrentamiento entre los manifestantes y la policía a costa de la ‘turismofobia’