Esther de Vega ha pasado de arquitecta a montar una franquicia de ocio infantil