Jesús Vázquez, con los refugiados