Mercedes Milá y Alessandro Lequio, ¿pedirán una hora sin cámaras?