Trece vecinos se desnundan en un calendario para protestar la venta de sus casas