Mario Vaquerizo y Nauset, por Raphael