Dos errores y dos ausencias dan el varapalo a Sánchez que no consigue renovar la cúpula de RTVE